Nunca te quedes en la sala de espera de un manicomio